POÉTICA POESÍA sinestésica

poética

POÉTICA POESÍA sinestésica
IMAGINACIÓN, CREACIÓN, CUALIFICACIÓN, SUBLIMACIÓN.

Se ejerce la poética al elegir el paisaje de los mantos matrimoniales e idear la cuna de los hijos; todo Mito, Rito, Ceremonia, Tradición, Ensoñación, son POÉTICA Y POESÍA, como lo son los Rezos, los Conjuros, la Comunión, la fusión de las humedades y el fuego, la savia y la luz en el amor infinito y eterno.

Poética y poesía es beber con los ojos, escuchar con las manos, palpar con los labios, iluminar con el torrente sanguíneo, esculpir aromas y perfumes, transpirar luz, respirar sinfonías, y dibujar con la mente el milagro del futuro.

La Poética y la Poesía Visual son los objetos de estudio, metamorfosis y expresión de las Enciclopedias Habitables.

Poesía, es el arte de imaginar y expresar sublimemente los sentimientos y las ideas.

Del lat. poet?ca, y este del gr. ποιητικ?, creación, génesis. Poema, del it. po?ma, y este del gr. πο?ημα.

La poesía es theoresis: entidad metafísica y analógica, es estímulo, verdad, participación emotiva y expresión sublime y sublimante: Ars poetica.

La Poesía como objeto de estudio ha seducido a una gran cantidad de pensadores:

Aristóteles de Estagira (384 – 322 AC).
En su obra “Poética”, explica que la Poesía no representa lo acaecido sino lo Posible, por lo que la Poesía es más filosófica y elevada que la historia porque la Poesía expresa lo Universal en tanto que la historia describe lo particular.

Giambattista Vico de Nápoles (1668 – 1744).
En su obra “Scienza Nuova” exorcizó la condena que Platón hiciera a la poesía y a los poetas; para Vico el sublime ser de la poesía es darle a las entidades insensatas sentido y pasión.

Es propio de la infancia tomar algo inanimado entre las manos y hablarle para transformarlo, convertirlo en algo con vida, resemantizarlo dirían los semiólogos, Esta dignidad filológica y filosófica demuestra que la humanidad contiene, en sí, todas las posibilidades imaginativas poéticas fluyendo en su propia naturaleza, en su propio ser.

Giambattista Vico afirma que la humanidad está enlazada a los magnos sentidos y al vigor de la fantasía, por lo cual la sabiduría poética fue la primera sabiduría de la humanidad.

Esta dimensión e histórica función ubican a la poesía como obra del espíritu, como la manifestación inicial del pensamiento humano; si se tiene en cuenta que los seres humanos antes de reflexionar, con la mente incontaminada, inician siempre sus pensamientos perturbados y conmovidos por las dramáticas experiencias de su existencia.

Vico el napolitano trasciende las teorías de la poesía de su tiempo, la cual estaba constreñida a la mera acumulación de reglas y preceptos ajenos, sin tener en cuenta su verdadero contenido, que es la inspiración y el ingenio.

Giambattista Vico ve con agudeza cómo los lenguajes comprenden las expresiones no verbales de la mente humana, la Música al sonido, la Danza al movimiento, la Arquitectura al espacio, la Iconografía al silencio y a lo visible. Estos lenguajes se muestran como la urgencia ineliminable que tiene el ser humano de expresarse, comunicarse y de creer, así como de perfeccionar su entorno.

La poesía Ars poeticaes postulada como la facultad de animar la materialidad burda del mundo exterior para imaginarlo grato, placentero, cualificado.

Existen dos poesías, la humana y la del cosmos; la humana es la concebida por el ser en formas de expresión, y la del cosmos es la percibida en los eventos de la naturaleza fysis.

El discurso poético es valorativo-apreciativo, orientado a distinguir, recordar y sustentar valoraciones ya logradas para, así, estar en condiciones de explorar y experimentar diferentes y diversas apreciaciones, y de tener distintas valoraciones; el discurso poético es el discurso axiológico.

La poesía corresponde a la teoría de la empatía que considera la actividad estética, aisthetikos, como la proyección de emociones y pulsiones del sujeto en el objeto estético.

Georg Wilhelm Friedrich Hegel de Stuttgard (1770-1831).
En “Lecciones sobre Estética”, Hegel expone la hipótesis de que la poesía es más antigua que la literatura; la poesía es la representación originaria de lo verdadero, es el saber en el cual lo universal todavía no ha sido separado de su existencia viva y de lo particular, de la ley y el fenómeno; la finalidad y el medio aún no se han opuesto uno al otro, comprendiéndose el uno en el otro y a través de los otros.

La poesía no se limita a expresar contenidos ya conocidos por las entidades; la poesía a través de imágenes, multiplica y diversifica los contenidos conocidos en continentes y contenidos inéditos polimórficos y polifónicos.

Para  Hegel, la Poesía es Conocimiento y aún pertenece, junto con la Religión y la Filosofía, a la esfera de la verdad absoluta. La Poesía es semántica sublimada que gesta la intimidad y la inmanencia del universo nuestro.

Hay objetos y situaciones, poesías o paisajes que producen reacciones afectivas en la mayoría de los seres humanos sino idénticas, por lo menos similares; algo que puede ser la manifiesta existencia de un espíritu estético común a todos los seres humanos sin importar su distinta y distante procedencia en el espacio y en el tiempo.

La poesía es la representación de la utopía; si la utopía se realiza, se cumple, entonces la poesía, con lo cual  conoceremos la posibilidad de existencias poéticas.

Johann C. Friedrich Holderlin de Lauffen (1770-1843).
Holderlin propone habitar poéticamente el mundo en su obra “El Devenir en el Declinar”  y resalta también que la poesía esta subordinada al ser poético que la especifica.

La poesía literaria, dice Holderlin, es una forma de la poesía, pero también son poesía la iconografía parlante, la música visible, la coreografía del espacio, la danza escultórica, la caligrafía cinestésica, la proxemia cósmica, la photo-skia-grafía y los discursos habitables.

Los mitos son poesía: el caballo alado y la serpiente emplumada lo son. Los ritos, al igual, son poesía: el bautismo y la ablución así como las ceremonias del té y la bendición de los alimentos son poesía.

También son poesía las herencias; basta recordar cuando los alfareros de la China, mucho antes del  primer año de nuestra era preparaban las dulces y sedosas arcillas para  protegerlas, con mucho celo, bajo tierra hasta que alcanzaran esas la nobleza de su plenitud y entonces, sus bisnietos dieran luz a los continentes, que miles de años después son los tesoros de museos. También recordemos cuando el padre de Pablo Ruiz Picasso le entregó sus pinceles de iconógrafo al igual que lo hicieron todos los padres Ruiz desde Altamira.

La poesía no produce imágenes la poesía produce imaginaciones. La poesía está signada por la impronta de la universalidad y de la totalidad, que constituye su carácter, ethos. La poesía es la verdad filosófica que está manifiesta en la inmediatez de la imagen y en la universalidad del concepto. Lo que definimos como naturaleza fysis es un Poema contenido y expresado en caracteres misteriosos y admirables.

Martin Heidegger de Messkirch (1889 – 1976).
A través de la  “Esencia de la Verdad”  define a la poesía como el nombrar que instaura el ser y la esencia de las entidades. La poesía no es un decir caprichoso, ilógico y accidental, no, por el contrario, es aquello por lo cual hacemos público todo lo que sentimos y pensamos lo más íntimo, lo más preciado.

La poesía es el lenguaje primigenio de toda cultura viva y continua, que deviene y trasciende. La poesía es proyección de las emociones y la razón, los sentimientos, las expectativas; la Poesía es la contemplación primordial de los entes en la cual integran su ser a las entidades del universo.

J. M. William Turner de Covent Garden (1775 -1851).
Como su iconía representaba visiones precursoras que hubo de justificar ante sus retrogradas contemporáneos de todos los tiempos.

La única opción que le quedó para diluir su insultante imparidad fue apelar a la poesía:
Hasta el sol poniente en el cielo occidental, eximio y radiante el gran arco iris
Etéreo flota el amante de la tierra
Surge en el inconmensurable clímax
Desplegando sus colores en equilibrada proporción
Desde el rojo fulgor, hasta el morado que mora en los cielos
Las nubes que se disuelven modelan con el sol su prisma lluvioso
Se expanden a la mirada sabia los varios hilos de luz
Cuando reposando sobre el pecho de las montañas iluminadas, se refleja en la eterna memoria.

Charles Baudelaire de París (1821 – 1867)
Define a la poesía como composición; decía que todo el universo visible es como un almacén de imágenes, y de signos que los autores reorganizan con la intuición e intención de resemantizar el universo.

Paul Valéry de Sete (1871 – 1945).
Define a la poesía como construcción, la poesía se hace construyendo complejos conjuntos icónicos, circunstancias y esencias que los demiurgos eligen de la iconósfera la cual es su realidad, y que cuando la dicen y reordenan, crea otras realidades más perfectas y más significativas.

Gustav Flaubert de Ruán (1821-1880)
Consideró que la máxima poesía era la Taxometría del espacio, la música de las esferas por ser ésta la diáfana expresión de la exactitud, la armonía y la perfección del cosmos.

Avicenna de Afshana o Ab? ‘Al? al-Husayn ibn ‘Abd All?h ibn S?n? (980 -1037).
Para explicar la facultad intelectiva y la abstracción aphaíresis, Ibn Sina hubo de concluir su  libro “Las Fuentes de la Sabiduría”, donde se refiere a aquéllo que une lo estimativo y la imaginación: lo estimativo permite percibir los significados no sensibles o intenciones; a imaginación es la facultad de combinar  imágenes o separarlas unas de otras.

Su teoría se refiere a la inspiración que caracteriza la iluminación  de los seres, los que poseen el don de construir imágenes.

Ibn Sina menciona que solo los humanos iluminados ven alguna vez el fulgor del oro engarzando gemas, y en otra ocasión, la triangular equidad de una montaña a la luz de la luna plena para, que tiempo después, en el desierto, al beber la infusión de la noche, narren para compartir sus íntimas experiencias que:
Mil lunas a encontraron en el horizonte del camino una montaña cupular,
ella, refulgía de oros al engarzar los destellos de los astros,
ehí escuchamos los designios argentados en el espejo seleno,
ungidos de sus aromas gemados, escuchamos su luz al conocer la armonía cromática del jardín eterno.
Oramos agradecidos hasta siempre hoy.

Roberto Real de León,  Julia Vargas Rubio,   Marco Antonio Flores Enríquez


About this entry